02 septiembre 2009

No estes Ansiosa (o)


1 de Pedro 5:7-

"Hecha toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”

Esto es para los que se hallan muy ansiosos por algo ultimamente.
¿Ansiedad?... No es otra cosa que la distracción sutil del enemigo para quitarte la paz y no dejarte pensar claramente. La ansiedad atormenta y es absolutamente inútil.

En el mundo cotidiano hay muchas causas suficientes de preocupación, pero la buena noticia para ti es que tu, como creyente de Dios y su hijo Jesucristo no tenemos porque vivir en el mundo natural y hasta caótico con esas preocupaciones.

En el mundo son muchos los que se hallan lejos de Dios y cuando se sienten derrotados lo buscan para reclamarle por sus propios actos como si Dios tuviese la culpa. Sin embargo tu eres diferente a ellos, eres un escogido de Dios, y aunque las emociones fuertes te quieran volver loco, y veas por muchos lados y no halles la solución, venga lo que venga aguanta y no seas objeto útil de tus instintos que ya conoce muy bien satanas. Tú tienes el espíritu de dominio propio, el espíritu santo. En otras palabras de ti depende tu paz o tu frustración.


Los hijos de Dios tenemos el privilegio de arrojar nuestras ansiedades sobre el señor. El hecho de rehusar el estar ansiosa, rehusar la taquicardia que te produce el pensar y pensar y pensar acerca de lo mismo y de nada a la vez, es una muestra ante Dios de que estamos confiados en el señor. Nuestro padre celestial a prometido cuidarnos, él está con nosotros, por nosotros, alrededor de nosotros sosteniéndonos, abrazándonos y vigilando nuestros pasos.

A veces decimos que estamos confiando en el señor pero las acciones en muchos casos dicen lo contrario. Si tienes fe en Dios no te palabra sino de corazón y acción, debes tenerlo en cuenta para realizar cualquier cosa. Dios nos tiene cubiertos, es nuestro escudo, nuestro amparo, nuestra roca fuerte, es la fortaleza que amuralla nuestro ser y repela toda energía negativa que quiera molestarnos. Porque su autor intelectual esta vencido y no tiene poder ni autoridad sobre ti.


Por nada estéis ansiosos, cierra tus oídos a las palabras necias y libérate de esa carga tan maluca que no te deja ver más allá de tus nariz. Mira al cielo y cuenta las estrellas, y debes saber que tus bendiciones son más que ellas. “Confía en Dios y el hará y te mostrara cosas grandes y maravillosas que tu no conoces” Dios solo te pide que encomiendes tu camino a él, que confíes en el, solo espera. El restaurará tu camino, te sacara del pozo profundo, y si eres sincero empezará a trabajar en tu caso y te sorprenderá ver lo que antes te parecía insólito. Esos son los frutos de tu fe.

Autor: Paula Andrea Vega
www.levantatusmanos.blogspot.com

1 comentario:

Betty dijo...

Gracias, era justo lo que necesitaba leer. Ultimamente no han sido muy buenos tiempos para mí y mi familia, yo he estado muy ansiosa, lo confieso. Esto me ha caído de perlas.
Una vez más... Gracias!

Enlaces Amigos

Noticias Cristianas